Guía para inversionistas

Ultima modificación: Mayo 6, 2016

1- Remate

¿Cómo funciona?

  • El solicitante publica la tasa máxima a la cual está dispuesto a endeudarse. El inversionista puede optar por invertir a esa misma tasa o una menor, de esta manera, él decide la tasa mínima a la cual está dispuesto a invertir.
  • Si el crédito está financiado al 100% pero el remate sigue abierto, los inversionistas pueden seguir ingresando ofertas con mejores condiciones (menor tasa o mayor monto) hasta que el remate finalice. El remate se cierra cuando el solicitante acepta las condiciones o cuando se acaba el plazo establecido. Se puede invertir desde $100.000 hasta el monto total de un crédito.

¿Quién o quiénes ganan el remate y se adjudica el crédito?

  • Los inversionistas que ofrecen menor tasa de interés.
  • Ante ofertas con igual tasa, se ordenan las ofertas de mayor a menor monto.
  • Ante ofertas con igual tasa y monto, se adjudicará el crédito al inversionista que ingresó primero al remate.

¿Cuál es la tasa de interés final para todos los inversionistas que se adjudican el crédito?

  • Si no quedan inversionistas fuera del remate, la tasa final corresponderá a la tasa establecida por el solicitante.
  • Si quedan inversionistas fuera del remate, la tasa final corresponderá a la tasa del último que quedó fuera. Dado esto, si te adjudicas una inversión tu tasa final siempre será igual o mayor a la tasa que seleccionaste.

¿Cuándo se cierra el remate?

Los remates tienen distintos plazos máximos de duración, de acuerdo al tipo de crédito. Este plazo es de 15 días corridos para los créditos de empresa y de 5 días hábiles para los Créditos Factura.
Sin embargo, desde que el crédito alcanza el 70% del financiamiento, el solicitante puede aceptar las condiciones y cerrar el crédito en cualquier momento.

Una vez que se cierre el remate y te hayas adjudicado la inversión, tienes 24 horas si es un crédito factura o 48 horas si es un crédito SGR para transferir los fondos.

Ejemplos de remates
A continuación simularemos distintas situaciones de remate para una solicitud de crédito por un monto de $1.000.000, a una tasa de interés del 20% y con un plazo de 6 meses.

Todos ganan: Si tres inversionistas participan con montos y tasas diferentes y se completa justo el monto solicitado, el crédito cierra a la tasa inicial del solicitante porque ningún inversionista quedó fuera del remate. Por lo tanto la tasa final es de 20%.

 

A menor tasa, mayor posibilidad: Si entran cinco inversionistas al remate y el monto total de sus inversiones supera el monto de la solicitud, se adjudicarán el crédito quienes ingresen con la menor tasa.
El crédito finalmente cierra a una tasa de 18% para todos los inversionistas, que corresponde la oferta del último inversionista que quedó fuera.

 

No entra al remate con toda su inversión: Entran cuatro inversionistas al remate y el monto total de sus inversiones supera el monto de la solicitud, por lo que un inversionista queda dentro sólo con parte de su monto inicial invertido.
El crédito cierra a una tasa de 18% para todos, que corresponde a la tasa definida por este último inversionista.

 

Tasas iguales: Si dos o más inversionistas hacen una oferta con igual tasa de interés, quedan dentro del remate aquellos que hayan invertido un mayor monto. Por lo tanto, el crédito se cierra en un 17% para todos, que corresponde a la tasa del último inversionista que quedó fuera.

 

Tasas y montos iguales: Si dos o más inversionistas hacen la misma oferta de monto y tasa, quedan dentro del remate los que invirtieron primero. En este caso, el crédito se cierra en un 18%, que corresponde a la tasa del último inversionista que quedó fuera.